6

POR CUATRO ESQUINITAS DE NADA

¿Quien dijo que los cuentos son para dormir?.

Esta mañana, en Fundación AFIM, nos hemos levantado con un cuento, porque no importa la edad que tengamos, una buena historia siempre puede ayudar a imaginar como podría llegar a ser la realidad.

De regalo, un cuento, con una idea, con una intención, ¿probamos?, porque no siempre las cosas son lo que parece, porque no siempre “lo de siempre” es la única manera de hacer… Atreverse, intentar, cambiar, adaptar…. suena bien ¿no?

“Por cuatro esquinitas de nada”, porque todos somos diferentes, pero todos cabemos… cuestión de actitud, imaginación y ganas…

Hoy, en vez de cerrar puertas … ¿qué tal si todos abrimos alguna??

¡Feliz día!

Anuncios